Cómo solucionar el párpado caído

Uno de los mayores problemas estéticos que solemos encontrar conforme van pasando los años es el del párpado caído. Por ello, en esta ocasión vamos a analizar la blefaroplastia para solucionar este problema que se produce en el párpado superior.

Como-solucionar-el-parpado-caido

Por qué realizar una blefaroplastia superior

La razón principal para realizar una blefaroplastia superior es acabar con la caída del párpado superior. Esto se produce por razones genéticas fundamentalmente y debido a que se acumula en esta zona una mayor cantidad de grasa de la que debería, dando lugar a una bolsa que cae sobre nuestros ojos. Además, con el paso de los años, el músculo tensor de esta zona va deformándose dando como resultado una franja más extendida.

Aunque suele ser más frecuente el problema de ojeras y párpado inferior, lo cierto es que el párpado caído es más habitual de lo que pensamos. No obstante, no tenemos que preocuparnos, ya que con una sencilla blefaroplastia podremos solucionar este aspecto.

Entre las razones para realizar una blefaroplastia para eliminar el párpado caído, cabe destacar que conseguiremos un rostro mucho más rejuvenecido y una apariencia más atractiva. No obstante, también cabe destacar que el párpado caído puede llegar a reducir nuestro campo de visión, por lo que sin duda se trata de un tipo de cirugía que además de beneficiarnos estéticamente puede mejorar nuestra visión.

Consideraciones de la blefaroplastia superior

Al igual que la blefaroplastia inferior, la blefaroplastia del párpado superior nos ayuda a rejuvenecer considerablemente. No obstante, es importante tener en cuenta que este tipo de cirugía no va a realizar un cambio en nuestro rostro, sino que seguiremos teniendo la misma cara, aunque la expresión cambiará considerablemente. Es decir, seguiremos teniendo el mismo rostro pero con una mirada mucho más abierta y con un aspecto muy rejuvenecido.

A la hora de realizar este proceso quirúrgico, es importante que nos pongamos en contacto con un médico especialista de confianza. A partir de aquí, dicho profesional nos explicará tanto el proceso como las posibilidades que existen en la actualidad para poder tomar una decisión.

Aunque apenas existen efectos secundarios, siempre deberemos valorar os para llegar a la conclusión de si realmente queremos someternos a esta cirugía o preferimos optar por otros sistemas que pueda recomendarnos nuestro médico.